La sonrisa inmovil

Pues eso, esclavos del móvil, del estar siempre conectados, a pesar de la sonrisa…


Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.