El observador del cielo

Paseando por el camino que hay paralelo a la playa de Torre de Benagalbón, me llamó la atención este hombre, que según pude apreciar, junto a su perro pasaba largos ratos a pie de orilla quieto como una estatua, observando no se si las olas o la evolución de las nubes en el horizonte, estático ante la impaciencia de su perro que no paraba de deambular de un lado para otro.


Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.